Cirugias Endourológicas

La Urología ha experimentado un interesante avance y cambio por la Tecnología aplicada a la misma. La Endourología y la Laparoscopia Urológica se han desarrollado de tal manera que han contribuido a cambiar las formas de actuación del urólogo en su quehacer cotidiano, impulsando una cirugía mínimamente invasiva y altamente favorable para el paciente. De todas maneras, el desarrollo de estas técnicas implica una curva de aprendizaje y una actualización permanente de los conocimientos con el fin de acumular la experiencia necesaria para la seguridad de los pacientes.

La Endourología es el conjunto de maniobras diagnósticas o terapéuticas que se realizan en el interior de las vías urinarias; ya sea ingresando a través de la uretra o por vía percutánea ayudados con endoscopios, cámaras de video y aparatos radiológicos. Algunos la definen como cirugía ´Mínimamente invasiva¨. La Endourología se ocupa de patologías muy diversas como la litiasis urinaria, los tumores uroteliales y las estenosis del tracto urinario superior e inferior.

La Laparoscopia Urológica, es una técnica que permite a través de muy pequeñas incisiones en la piel, la visión de la cavidad pélvica, abdominal y retroperitoneal con la ayuda de un lente óptico. A través de una fibra óptica, por un lado se transmite la luz para iluminar la cavidad, mientras que por el otro se transmiten las imágenes del interior con una cámara conectada a un sistema de video.

También se considera un sistema de cirugía mínimamente invasiva cuyo objetivo es curar o corregir muchas de las enfermedades benignas o malignas de las vías urinarias.

La Laparoscopia puede ser convencional o asistida por robot. Se lleva a cabo en el interior de la cavidad abdominal o en el retroperitoneo, mediante insuflación de un gas (CO2), lo que permite insertar el instrumental necesario para realizar la cirugía urológica. Su principal aplicación es fundamentalmente la extracción de órganos (riñón, próstata, vejiga,…) ya sea por enfermedades malignas o benignas, pero también tiene unas amplias aplicaciones en el campo de la cirugía urológica reconstructiva, como son las estenosis del tracto urinario superior e inferior