La Urología Pediátrica es una subespecialidad básicamente quirúrgica que trata habitualmente malformaciones del sistema urogenital. También se ocupa de enfermedades adquiridas en el niño y adolescente cuyo tratamiento no es quirúrgico.

A veces son alteraciones muy frecuentes que, en los últimos años, han incorporado conceptos nuevos en su tratamiento como, por ejemplo, la fimosis. La incorporación de nuevas tecnologías como el tratamiento endoscópico del megauréter o el abordaje mínimamente invasivo de diversas patologías utilizando la robótica han «modernizado» la especialidad y ampliado sus fronteras.

La Urología Pediátrica se diferencia de la Urología General por la edad de los pacientes y el tipo de afecciones que padecen. Tampoco es lo mismo que la Cirugía Pediátrica, que trata quirúrgicamente todas las enfermedades de los niños y no sólo exclusivamente las urológicas.

Esta es una breve reseña de las enfermedades que tratamos los urólogos pediátricos (desde lo más frecuente y sencillo a lo más complejo):